Bohëme Madrid

Cuando uno entra en Bohëme lo primero que hace es abrir los ojos como platos, no es un restaurante como los demás, al entrar ya te das cuenta de que sus creadores tienen muy claro que no van a ser uno más en Madrid, marcan su estilo desde el inicio, clara señal de que quieren que funcione y que saben que te quieren ofrecer una experiencia nueva.

Un local amplio, un techo espectacular y una barra que marca identidad es lo primero que vas a ver, y no solo eso, si te fijas bien al entrar encontrarás una barra de sushi, y si observas sus paredes, verás que tiene monitores adosados, dando una sensación futurista muy cuidada

Y es que el cuidado es una seña muy de Boheme, la gerencia se ha esmerado tanto en la elección de desayunos como en las cenas, seleccionando platos sencillos pero que requieren de mucho mimo y dedicación. 

La magia de Bohëme

Como os hemos comentado, su carta no es extensa, no te perderás entre mil platos, pero si es lo suficientemente extensa como para que encuentres el tuyo, porque estos genios han sabido seleccionar platos para todos los gustos, hasta el más tikismikis de vuestros amigos encontrará el suyo.

Y como ejemplos lo quetuvimos la suerte de probar cuando les visitamos, empezamos tomando un daiquiri de mango, algo que os recomendamos porque lo bordan, sencillamente sus daiquiris son espectaculares.

 

Las mesas, los cubiertos, sus platos, todo está cuidado, así que tanto si vais con amigos o con vuestra pareja acertareis seguro.

Y el primer plato en llegar a la mesa estaba compuesto por unos geniales espárragos sobre unas preciosas cortadas de un tomate bien majo, y sobre todo eso una capita de queso trufado. Sencillo, buenísimo y bien presentado, empezaba bien la noche.

Tomates con espárragos y queso trufado

El siguiente plato fue de lo que más nos gustó, unos magnificos calamarcitos con reducción de tomate acompañados por un sensacional tartar de aguacate. Materias primas de primera calidad, bien cocinadas, y presentadas. Un plato que no tenéis que dejar de pedir.


Calamarcitos con reducción de tomate y tartar de aguacate.  

La cena prometía y poco a poco descubrimos la cocina y el servicio de Bohëme, las mesas se llenaban y además de lo que os hemos comentado hay que resaltar que con tanta gente como tenían podías hablar sin elevar la voz. Un punto más a tener en cuenta.

Otro plato más llegó a la mesa, una ensaladilla con bogavante, un plato sencillo con un toque elegante que es una de las señas de identidad de Bohëme.

 

¿Os habéis fijado en los platos? Platos modernos con mucho estilo que ayudan a que te encuentres y te sientas genial.

Y mientras charlábamos sobre el local, de lo que puede dar de si para presentaciones de productos, galas etc.. llegó el sushi.

Os lo dijimos al principio, tienen una barra de sushi al entrar, ¡y lo que da de si! Podéis elegir de todo, y tanto calidad como presentación os sorprenderá, buen gusto y buenos materiales con los que trabajar hacen que sus platos rocen la perfección.

Sushi by Bohéme Madrid.

Y para rematar la noche, y el buen hacer de su cocina, nos sorprendieron con unos canelones de rabo de toro: sin palabras. Es difícil que un plato así no resulte pesado, pero la cantidad justa de los ingredientes hace que cualquier plato funcione, y en Bohëme saben como hacerlo rozando la perfección.

Canelones de rabo de toro.

Y no nos podíamos ir sin probar un postre: una preciosa tarta de manzana con helado de vainilla sirvió de perfecta despedida. Como todo lo anterior, ingredientes de lujo, buen hacer y una presentación genial.

Tarta de manzana con helado de vainilla.

Y ahora os preguntareis que tal el precio.., pues os sorprenderá porque podréis cenar sin que os cueste un disgusto, precios variados que dependerán siempre de vuestra selección, pero os aseguramos que no os arrepentiréis. Vale la pena y mucho. Vais a biencomer seguro.

Están en la calle Trafalgar, pinchando aquí veréis su posición en el mapa y si queréis más datos, aquí tenéis su web y su Facebook.

Así que solo nos queda enseñaros su terracita donde podréis disfrutar de lo lindo en estas noches de verano que está teniendo Madrid.

 

Así que ya sabéis de un sitio espectacular en Madrid donde biencomer.