LOS MEJORES DE 2017: LA FUSTERIA

Cuando reservamos en la Fusteria viajábamos desde Madrid en medio de una nevada del demonio, alguien nos había recomendado La Fusteria en Cocentaina, pero solo teníamos eso, La Fusteria Cocentaina, eso si, estaba subrayado dos veces. Así que reservamos por teléfono y nos dirigimos hacia allí.

Al llegar a su puerta nos miramos, ¿quien nos lo había recomendado? Ni idea.

Al entrar lo primero que sientes es como si viajases en el tiempo, el olor a casa de pueblo con su hallar encendido es lo primero que me vino a la cabeza, luego te vas fijando en todos sus pequeños detalles, esos techos altos, vigas de madera, varios hallares repartidos por el restaurante y una cocina abierta. Fue un momento realmente chulo.

Tras sentarnos en la mesa conocimos a Paco. Si al entrar en la Fusteria recibes buenas vibraciones, al conocer a Paco todo se multiplica porque una parte de ese espíritu que rezuma La Fusteria se debe a esa pasión e ilusión que pone cuando te explica los platos o la historia del restaurante. 

Y vamos con los platos: empezamos con una ensalada, un rollo de carne picada con espinacas y queso, pastel de berenjena, arroz montañero, fideos negros, un costillar y un conejo al ajillo. Y de postre un Gin Tonic, ( no la bebida alcohólica sino una especie de.... mejor pedidlo porque es uno de los mejores postres que probareis). Todo esto para dos personas. Ya sabéis porqué somos biencomidos y no bienfamelicos.

El arroz de montaña estaba espectacular  y en su punto,  los fideos negros eran una pasada, el costillar, el conejo...todo nos encantó. Hasta el precio, ¿habíamos encontrado la primera recomendación para nuestra selección de los mejores restaurantes de España? 

Como nos gusta asegurarnos decidimos volver una semana después, pero esta vez acompañados de unos amigos a los cuales no les comentamos nada del restaurante, queríamos ver y sentir sus sensaciones, su opinión sobre los platos y su cocina.

La primera palabra que escuchamos tras pasar por la puerta fue "Me encanta", así que eso al menos lo compartíamos, y es que la decoración, el ambiente, las mesas, todo hace de este restaurante algo entrañable.

Una vez acomodados cerca de un hallar, esto es lo que pedimos: como entrantes una mousse de atún, una ensaladilla de pescado, como primeros platos: rollo de carne picada con espinacas y queso, pastel de berenjena, "arroz corriendo" (un arroz caldoso con mejillones, almejas y calamares), y arroz de montaña. 

Como la primera vez, el arroz de montaña y el rollo con espinacas triunfaron, pero esta vez el "arroz corriendo" fue uno de los que mas gustaron. 

Animados por esos geniales primeros decidimos empezar por los segundos platos: Costillas al horno, solomillo de cerdo, chuletas de cordero y un "tomahawk" al menos así lo llamaba el bueno de Paco. ( Lo podéis ver en la foto :) )

Y de postre...el Gin Tonic y "el azul", no recuerdo el nombre porque me quedé mirándolo y dejé de escuchar, una maravilla para los ojos, y rico de verdad. Los postres son un punto muy fuerte de este restaurante, y tienen para todos los gustos, para los chocolateros y para los que no lo son.

Sacamos dos conclusiones de esta visita: La Fusteria hace las mejores costillas al horno de toda España, hemos probado muuuuchas, pero estas son las mejores: sencillamente espectaculares

Y la segunda : Palabras textuales de uno de nuestros amigos que ademas es un conocido Chef en Alcoy : "Es el mejor solomillo que he probado en mi vida"

Así fue como decidimos que sin duda La Fusteria merecía abrir la lista de los mejores restaurantes de España este 2017. 

Solo nos queda recomendaros que los visitéis, que no os  decepcionarán. Que alejados de cualquier nombre de plato rimbombante y de florituras que solo hacen que subir el precio de los platos, en La Fusteria se centran en haceros sentir bien y en  disfrutar de una cocina cuidada y elaborada.

Os dejamos un enlace a su página de Facebook donde tenéis todos sus datos. para poder reservar  y aquí tenéis un enlace para saber cómo llegar.

¡Disfrutad!