Imprescindibles: Iztac Madrid, México en estado puro.

¿Dónde se encuentra?

¿Qué se cuece en él?

Iztac es la nueva referencia de la cocina mexicana que se aleja del concepto Tex-Mex que tanto persigue a este tipo de gastronomía, es un restaurante que ofrece auténtica cocina tradicional azteca con “platillos coloridos y elaborados, todo ello en un local con una decoración moderna y cuidada de mano de Lourdes Treviño Quirós (Fundadora de Freehand). Cada detalle del local está cuidado al detalle y hace honor a la leyenda que ya rodea al nombre del restaurante.

Una historia de amor ambientada en el esplendor del Imperio Azteca que relata la tragedia de estos dos enamorados () desde entonces han permanecido juntos uno frente al otro. Con el paso del tiempo y la nieve cubriendo sus cuerpos, los jóvenes se convirtieron en dos grandes volcanes que seguirán unidos así hasta el fin del mundo.

Y nada mejor que el amor, constancia y sacrificio que inspira la leyenda del nombre de IZTAC para definir la propuesta el chef mexicano Nacho Oropeza cuya formación le hizo acreedor para formar parte del Hotel Hacienda Benazuza del Bulli y en el Restaurante Alquería con 2 estrellas Michellin.

 

Cada detalle cuenta, y en Itzac lo saben y los cuidan.

UN VIAJE A LA ÉPOCA PREHISPÁNICA MEXICANA.

Dentro de su carta podemos ver una gran variedad de platos, la carta recorre desde el noroeste de la baja California hasta el sureste en Quintana Roo. Todos los Estados plasmados en cada una de las creaciones. Sin más preámbulo os mostramos lo que pudimos degustar:

En primer lugar y como entrante nos sirvieron unas Tostadas de “patitas” de cerdo con encurtido, las manitas de cerdo se ponen a marinar con vinagre, repollo, zanahoria y chile es un platillo típico de la zona centro del país, un entrante que ya deja entrever la calidad de todo lo que está por llegar.

En segundo lugar, nos trajeron su maravilloso guacamole (sin duda el mejor de Madrid) con totopos de maíz rojo, amarillo y azul. Con una textura suave, casi de un mousse y que solamente se consigue con los mejores aguacates de México.

Posiblemente el mejor guacamole de Madrid

Después de deleitarnos con el plato anterior llegaron los Molotes rellenos de queso Oaxaca, queso epazote y queso jalapeño y el Molote de papa con chorizo estos en concreto estaban confeccionados al estilo de la región de Puebla, debido a que eran mas alargados que los Molotes Clásicos. Este plato es muy típico tanto que incluso en Ciudad de México, concretamente en Tlaxcala, nuestro Chef Nacho Oropeza lo desayunaba para ir a la escuela.

¡Esos molotes buenos!

Luego nos sirvieron un Taco Árabe, precursor al Taco al Pastor de Puebla, el origen de este plato según nos explicaba Nacho: entre 1920 y 1930 hubo una gran cantidad de inmigración de personas del medio oriente, principalmente del Líbano, y a su paso por el estado poblano se fue integrando la cultura libanesa con la mexicana. Este plato es una torta de maíz con carne de cerdo, la carne es macerada con leche y especias luego es coronada con cebolla y perejil. Un plato con historia y que fue uno de nuestros favoritos.

¡Esto sí son tacos auténticos!

Y llegó, todo este tiempo no era mas que entretenimientos para el gusto, el rey estaba por llegar: el Pozole Rojo, este plato típico podría ser el equivalente al Cocido Madrileño, un plato típico que comen los Mexicanos los Jueves, con una preparación más que interesante: El Pozole Rojo es un guiso de Carne típico de la Región de Sinaloa, Jalisco, Tlaxcala, digamos toda la zona centro-oeste del país. Se prepara con grano de maíz seco, cebolla, chile guajillo y seco, ajo y por supuesto la carne de cerdo. Posteriormente a ser añadido el caldo se puede incluir rábano, lima y chile de árbol al gusto.

Un platazo imprescindible.

Sin duda es un plato que rivaliza con nuestro cocido, finalmente vinieron los postres.

El primero en entrar fue un pre-postre  (Un postre antes del postre 😂😂) que era un Mole con mousse de chocolate y mousse de hoja santa, que además de sabroso era muy refrescante. Por ultimo y ahora sí: el postre Gelatina de  Guanabana con Salsa de Coco y Frutos Rojos.

¡Que no falte un tequila!

Antes de irnos, no podíamos abandonar el local sin antes brindar por una estupenda comida en un local envidiable y tras haber presenciado tal clase de historia por parte del equipo de IZTAC que brindamos como no, con un Tequila con Sangrita, que es un jugo de tomate con cebolla y chile que además de refrescarnos ensalza el sabor del Tequila, dejando así un cierre perfecto a nuestra visita.

Solo nos queda recomendaros y animaros a descubrir esta maravilla de restaurante porque seguro que lo vais a disfrutar. Os dejamos aquí su web, y en nuestro mapa tenéis su ubicación.

Los comentarios están cerrados.