Dónde Monica, el rincón más chulo de Madrid.

¿Dónde se encuentra?

¿Qué se cuece en él?

Entrar por la puerta que da paso al jardín de Donde Mónica es como entrar en otro mundo, parece imposible que en cuestión de unos metros pasemos de unas calles repletas de coches, ruidos, edificios altos… pasemos directamente a su mágico jardín, donde en unos preciosos metros llega el silencio, la tranquilidad, y hasta algún pajarito cantando…

Realmente es rinconcito encantador, un patio rodeado de árboles y enredaderas verdes que nos acompañan hasta el restaurante, donde en la puerta encontraréis su mítica bicicleta anunciándote que ya has llegado.

Desde luego solo por esa experiencia vale la pena acercarse Dónde Mónica para descubrirlo.

El restaurante es precioso por todos sus rincones, allá donde miréis encontraréis un pequeño detalle que está ahí a propósito.

Los espejos y muebles de colores claros conjuntan perfectamente con paredes de papel preciosas y le dan al restaurante una luz y una calidez que nos hace encontrarnos cómodos en unos instantes.

Unas escaleras estrechas que descienden nos llevarán hasta una  planta baja, esta vez con menos luz, una estancia dividida en la que el color  latte menta es el gran protagonista, conjuntamente con el precioso papel que decora algunas de sus  paredes.

Plantas, un carrito con bebidas, espejos, madera… un sinfín de pequeños detalles que hacen de esta planta baja del restaurante un rincón tan bonito como la primera.

Aquí fue donde probamos varios de los platos que nos habíais recomendado desde los mensajes de nuestro Instagram ( Gracias Anne y Marcos!! )

El primero que pedimos fueros sus gyozas de verdura, que llegaron servidas en un estrecho plato de madera y acompañados por una salsa asiática que tenía  un toque picante buenísimo.

Realmente teníais razón, es un plato imprescindible que hay que pasar a probar.

El siguiente plato fueron unas langostinos en tempura, aquí nos extraño mucho la recomendación, ¿qué misterio pueden tener unos langostinos en tempura? Pero hicimos caso y lo pedimos.

Cómo veis en la foto no es una tempura común, o si, no es la tempura que esperas y se agradece mucho esta pequeña sorpresa.

Más que que una tempura es un baño en una especie de salsa espesa que no gotea, recuerda al sabor de la tempura tradicional pero le aporta un toque picante genial que a nosotros nos encantó.

Y para un poke de atún rojo, donde también nos sorprendieron y mucho, porque ya tenemos asociado que los Poke van irremediablemente servidos en cuencos, y la presentación de Donde Mónica nos volvió a sorprender:  lo presentan emplatado como un tradicional tartar, pero con los ingredientes del Poke.

Tanto la presentación como el Poke nos parecieron maravillosos, cuando combinas calidad de producto con imaginación salen cositas así de chulas.

Y llegó el postre, somos muy chocolateros. pero en esta ocasión nos habían recomendado la tarta de limón así que como todas las recomendaciones habían sido geniales, decidimos hacer caso a esta también.

Una maravillosa tarta casera de limón, un postre que se debe dominar bastante te ya que si se pasan en la preparación con el limón, puede hasta fastidiar una buena comida, cosa que no ocurrió en este caso, una tarta espectacular. Desde ya para nosotros se ha convertido en uno de los postres imprescindibles de todo Madrid.

Solo nos queda recomendaros la visita a este mágico rincón en pleno corazón de Madrid. Aquí os dejamos su web donde podéis realizar la reserva y aquí debajo tenéis su dirección. ¡Disfrutad!

DONDE MÓNICA

Calle Padilla 3,

28006 Madrid

Teléfono: 915 777 657

Los comentarios están cerrados.