Imprescindibles: Restaurante Bálamo, el rey del norte está aquí.

¿Dónde se encuentra?

¿Qué se cuece en él?

A todos nos encanta el Norte, sus verdes pastos, aire puro, paz, pero sobre todo, su comida, porque… ¡cómo se come en el norte!

Muchas veces debido a la época del año, los niños, el colegio, el trabajo, no podemos dar rienda suelta a nuestras ganas de ir al norte y disfrutar de sus mariscos, pescados o esos maravillosos chuletones.

Bálamo nos lo pone fácil, con un local de 4200 m2 donde puedes comer con tranquilidad con amigos, familia o empresa. Todo está pensado para poder disfrutar de ese norte peninsular pero cerca de Madrid.

Los salones de Bálamo son sencillamente maravillosos.

Cuenta con todo tipo de detalles para que te centres en disfrutar de la comida: disponen de guardería para niños de 2 a 6 años, un parking subterráneo gratuito con 350 plazas, y su espectacular salón “Arrecife” que se convierte en terraza.

Por definición, Balamo significa: “Banco de peces generalmente de la misma especie que siguen una sólida disciplina grupal, y viven y prosperan manteniéndose en formación”.

Balamo es la fuerza de la familia, el sentimiento de pertenencia a una comunidad, el hogar.

Y eso ha sabido transmitir la dirección del Restaurante, que ya triunfaron con su Circulo Marisquería en el barrio madrileño de Carabanchel.

Disfrutar de una comida a los pies de su espectacular jardín no tiene precio.

El jardín vertical más grande de Europa, con más de 13000 plantas de 30 especies diferentes. Un auténtico vergel de 350m2 para desconectar y disfrutar

PERSONALIDAD Y CARÁCTER, COMIDA Y ELABORACION DE MANO DE LOS MEJORES.

De mano de Luciano Leonardi, sous-chef en Hard Rock Café Madrid llegan estupendos platos, con una materia prima fresca y de una calidad remarcable.

Entre muchas de sus creaciones y especialidades que pudimos disfrutar, destacamos la ensaladilla de gambas, con una textura suave y sabrosa. Un plato para chuparse los dedos.

Los mejillones al vapor son un plato que no puede faltar en la mesa.

También pudimos sentir el sabor del mar más especial con sus mejillones al vapor, que por cierto vienen directamente desde Pontevedra.

Continuamos con uno de sus platos fuertes, la mariscada para dos: gambas, langostinos, cigalas, camarones, mejillones, zamburiñas, bígaros y como no, el rey del plato, el buey de marincreíble.

En Bálamo todo está presentado maravillosamente y en cantidades más que suficiente para que dos personas puedan disfrutar de sus delicias.

Pata de pulpo braceada, un imprescindible de Bálamo.

También probamos el pulpo en las dos modalidades clásicas: a la gallega y una pata braseada sobre una cama de patata revolcona. Tanto en Ávila como en Galicia pueden estar tranquilos que dicha fusión supera con creces las expectativas.

Al final siempre hay alguien que tiene más afinidad al sur peninsular y cuando te quieres dar cuenta, una bandeja de frituras aparece ante ti, y es entonces cuando tu paladar reconoce Málaga, Cádiz…, es decir, toda Andalucía. Salmonetes, boquerones, cazón, chopitos, calamares una autentica feria de “pescaito” con un rebozado elegante que lo hace diferente.

Esta maravilla para compartir entre dos. 😋

Finalmente, con postres totalmente caseros, nosotros pedimos Filloas, una crepe típica gallega rellena de crema que puso el broche de oro a una cena espectacular, llena de sabor y que valió para disfrutar del marisco del Norte y del Sur de la península.

Bálamo entra directamente a nuestra lista de Imprescindibles, aquí os dejamos su página web, y pinchando sobre nuestro mapa podréis encontrar su ubicación.

Solo nos queda animaros a visitar este inmenso restaurante, donde además de comer como si estuvieseis en Galicia, vais a disfrutar de una experiencia irrepetible.

Los comentarios están cerrados.