Occhiali, un restaurante con un carácter único.

¿Dónde se encuentra?

¿Qué se cuece en él?

Lo nuevo de Ottica se llama Occhiali, y lo podréis encontrar en la Calle Sánchez Pacheco 84.

Un maravilloso local con un toque muy alegre y acogedor, con increíbles detalles de madera y plantas colgantes, una decoración sencilla en cuyo trono se encuentra el neón con el nombre del restaurante, para nosotros la firma del grupo Ottica.

¿No es uno de los rincones más rebonicos que hayáis visto?

El chef encargado de la cocina es nuestro ya conocido, Andrés Jiménez Leguina de Ottica Restaurante, con lo que además de asegurarnos una calidad del producto y el gusto por el cuidado del detalle en la elaboración, nos da muchas pistas de que tendremos en carta, sabremos que tendremos Rabo de toro y Trufa para disfrutar.

¡Y eso nos encanta!

 

DUALIDAD ENTRE LO SIMPLE Y LO COMPLEJO

¿Qué queremos decir con dualidad entre lo simple y lo complejo?

Muy sencillo, la carta de Occhiali son platos sencillos, típicos y clásicos, pero con su genuino toque, elaboración y composición se transforman en auténticas obras de arte.

El aperitivo que nos sirvieron fueron unas Croquetas de Steak Tartar con Hoisin, ¿quién puede decir que no a cualquier tipo de croqueta?

Efectivamente, nadie y nosotros no fuimos menos, un sabor potente muy realzado por la mayonesa Hoisin que nos hizo pensarnos si queríamos seguir comiendo otros platos o solamente que nos sirvieran una y otra vez de este “aperitivo delicioso”.

Unas Gyozas para sorprenderos.

En segundo lugar, las Gyozas de Pollo y Verduras con Panceta Confitada y Hoisin de Frutos Rojos un plato que habla por si mismo, una apuesta segura para los amantes de lo asiático.

Nosotros queríamos mas croquetas y para nuestra sorpresa vinieron las Croquetas de Kimchi con Atún rojo y Alga Wakame, y biencomidistas, seamos sinceros, con este plato nos hemos dado cuenta que en Occhiali pueden hacer croquetas de cualquier cosa que el resultado siempre va a ser…¡increíble!

¿Albóndigas? Las mejores aquí.

Ya lo habíamos hablado al principio y es que unas Albondigas de Rabo de toro con Trufa es un sello mas que suficiente del grupo Ottica, pero ahora en otro formato, presentado en una cazuelita, la envidia de la abuelita.

Una vez alguien dijo que para disfrutar un buen jamón se debía comer con los dedos y eso nos paso con los Niguiris de Steak Tartar sopleteados con Huevo de Codorniz, y es que para disfrutar de este plato, hay que dejar nuestros cubiertos y sacar nuestro lado mas primitivo, agarrar una de estas delicias con nuestras manos y dejar que su sabor nos cautive.

Unos nigiris espectacular que no podéis dejar de disfrutar.

Occhiali quiere dejar claro quienes mandan en la Capital y para ello tenían que rediseñar un “Must have” si se visita la capital, Bocadillo de Calamares con Bao Negro, con una mayonesa de ají, un formato presentado de una manera original pero que cumple con la tradición castiza, quien sabe, quizás la tradición ahora mande comer un buen bocadillo estilo Occhiali.

Un bocata de calamares reinventado.

Como último plato y haciendo honor al origen lingüístico del nombre del restaurante, una Pizza de Trufa y Huevos de Codorniz, estupenda, y es que nuestros vecinos italianos se sentirían orgullosos de esta elaboración y es que todo comensal que visite debe probar alguna de ellas, tienen una gran variedad y a cuál más apetecible.

Los postres, ¡como olvídanos de los postres! Tiramisú de Donut con una textura suave y nada empalagosa para los más golosos y la Pizza de Nutella con una masa crujiente y un toque salado que junto al dulce de la Nutella, crea un contraste delicioso.

Sencillamente genial: Tiramisu de donut.

Sin duda este es un restaurante al que volveremos y que recomendamos para un ambiente distendido y divertido ya sea en familia como con amigos.

En nuestro mapa encontraréis su ubicación, y aquí su facebook.

¡A biencomer!

Los comentarios están cerrados.

Recomendados cerca de tí